Un yacimiento romano en Jimena revela su gran importancia entre los siglos I y III.

Castillo jimena frontera
Castillo de Jimena de la Frontera | Foto: Airdronerc

Tres arqueólogos españoles sitúan el enclave romano en donde hoy se yergue su característico castillo árabe.

Además de mostrar los avances de sus últimas excavaciones, los estudios revelan que la ciudad tiene alguno de los restos romanos más importantes de España y se encuentran prácticamente intactos, los cuales demuestran la importancia de este asentamiento y arrojan luz sobre su influencia estratégica en la época.

El castillo de Jimena de la frontera es el asentamiento original que conformó el actual municipio, el cual contiene trazas de diferentes culturas y épocas. El arqueólogo jubilado Hamo Sassoon, que suele pasear por el castillo, observó también signos de ocupación romana.

Juan Miguel Pajuelo, arqueólogo que coordina las fases de la investigación, elogia el trabajo y descubrimiento de Hamo, sin su hallazgo extraordinario la ciudad romana podría estar aún por descubrir.

Si no fuera por sus poderes de observación aguda y persuasión,  dudo que tuviéramos oportunidad de entender Oba, el nombre romano de la actual Jimena de la Frontera, entre el primer siglo antes de Cristo y el siglo III de nuestra era.

Estudios arqueológicos en Jimena de la Frontera
Arqueólogos de la Universidad de Sevilla en el yacimiento romano | Foto: Richard Duebel

Las monedas bilingües encontradas en el sitio son prueba de la existencia de un asentamiento libio-fenicio con el nombre “OBA”. Después de su conquista por Roma, el nombre OBA se latinizó y se convirtió en Res Publica Obensis bajo el gobierno del emperador Vespasiano, dotando a la ciudad de un senado local, magistrados y ediles.

“A primera vista, la impresión es la de visitar un castillo árabe, ligeramente alterado en el siglo XIX”. Dice Miguel Ángel Tabales, que ha estado a cargo de las excavaciones desde 2002 y es profesor de arqueología en la Universidad de Sevilla.

“Pero en el momento en que tomas una mirada crítica y analizas lo que realmente estás viendo te das cuenta rápidamente de que esto no es más que los restos de una ciudad romana muy importante”.

Estratégica ubicación

El complejo romano inicial se ubica en una colina situada estratégicamente entre la Serranía de Ronda y la Bahía de Algeciras, y que ha sido ocupada sin interrupción desde el siglo VIII antes de Cristo.

Castillo jimena frontera
Castillo árabe con yacimientos romanos | Foto: Richard Duebel

yacimiento romano

Los restos de la época romana son de particular interés ya que incluyen puertas principales, torres, infraestructura hidráulica adaptada a la naturaleza inclinada del sitio y un templo además de muros bien conservados. El arqueólogo Miguel Ángel Tabales dice que la mayor parte del muro perimetral de la fortificación urbana -en parte romana, en parte islámica- se conserva.

“Al superponer este enclave a la estructura habitual de una ciudad romana, podemos ver que la zona pública, el foro inicial y la calle principal comienzan en la parte baja de la ciudad”, explica. “Esto significa que los romanos adaptaron su modelo original a la topografía del sitio.

“El sitio fue elegido porque ofrece vistas impresionantes del campo circundante, un imperativo para una guarnición militar. El carácter monumental de la arquitectura atestigua un momento de gran poder y confianza. Se sumó a la propaganda imperial romana”, concluye.

Además de la ventaja de su posición geográfica, controlando las rutas terrestres desde la costa mediterránea desde Gibraltar a través de Algeciras hasta llegar a la actual Ronda, Fancisco Reina Fernández Trujillo, que es director de los trabajos de restauración, cree que hay otra razón importante para su ubicación.

“La enorme riqueza agrícola y ganadera de los exuberantes valles de los dos ríos: el Guardiario y Hozgargante hacen de este un lugar natural para establecer una importante guarnición”.

Resultados arqueológicos

Un templo romano en el Castillo de jimena frontera
Restos de un templo en el yacimiento romano | Foto: Richard Duebel

Los principales trabajos arqueológicos han permitido, en su fase inicial, la restauración del sector oriental del yacimiento romano sobre el cual se recorta el perfil urbano de la moderna Jimena. El crecimiento de la ciudad en época medieval, por la fachada occidental de la colina, ha permitido que restos anteriores hayan sobrevivido prácticamente intactos.

Además de una compleja secuencia de muros, las excavaciones han sacado a la luz la entrada romana original al recinto. Un camino conduce a los visitantes desde el río, el modo más común de traer suministros y tropas desde la costa, a través de un camino angosto para enfrentarse a un gran templo que se cierne sobre su cabeza y así enfatizar la naturaleza monumental del lugar. Aunque la misma sensación de grandiosidad ocurre durante el período islámico, es bajo parámetros mucho más modestos.

“El carácter militar de Xemina, el nombre árabe, simplemente se construyó sobre las ruinas de la ciudad romana. Se superpuso y es mucho más pragmático”, explica Miguel Angel Tabares. “A nivel de construcción, lo que hemos encontrado es poco más que sedimentos y materiales romanos reciclados”.

A partir de 1059, Xemina fue gobernada por el reino Taifa de Sevilla, dotando a la ciudad con cisternas, pozos y edificaciones que manifestaban la magnificencia de la ciudad bajo los mandatos de almohades, mereníes y nazaríes.

En 1431 Jimena caía en manos cristianas, para ser reconquistada de nuevo por los musulmanes y volver a ser castellana en 1456, una lucha de poder fronterizo que agregaba el calificativo “de la Frontera” a su nombre.

Problemas orográficos

Jimena de la frontera
Vista aérea de Jimena de la Frontera | Foto: Airdronerc

Los trabajos de restauración todavía están en fase inicial. La estrategia de mejora que complementa la restauración se ha limitado, hasta ahora, a hacer que el complejo restaurado sea accesible. El equipo de la Universidad de Sevilla espera que empiece la próxima fase de excavación con preocupación, ya que el substrato poroso y lentamente cambiante del sitio es problemático por inestable, algo que se hizo notar en tiempos remotos y tuvieron que hacer reparaciones en el complejo.

“Esto ha conservado algunos muros en el interior en algunas de las secciones inferiores, pero en general el movimiento de la tierra no ha sido favorable”. dice Francisco Reina Fernández-Trujillo. “Los muros se han adaptado a esos cambios, avanzando hacia el interior y conservando los arreglos más antiguos”.

Miguel Angel Tabares advierte que los movimientos de tierra sólo pueden empeorar la situación “Sin intervención, partes del yacimiento romano se deteriorarán aún más y, sin duda, esto eventualmente llevará a la desaparición de partes de la construcción romana”.

Exposición al expolio

Estas preocupaciones se complican por el hecho de que el sitio no está vigilado y los caza recompensas tienen libre acceso al Castillo. El ayuntamiento de Jimena de la Frontera, ha prometido introducir medidas que garantizarán la seguridad del yacimiento romano.

El castillo es la identidad de Jimena y simplemente no podemos permitir que sea saqueado. La ruta desde la costa hacia el interior utilizada por los invasores romanos y musulmanes es parte de la estrategia de turismo en desarrollo y seguramente le brindará a Jimena un gran beneficio.

Vía BBC News

Jimena de la Frontera podría ser uno de los asentamientos romanos más importantes de Españahttp://www.futur.org.es/wp-content/uploads/2017/12/Castillo-jimena-frontera-01.jpghttp://www.futur.org.es/wp-content/uploads/2017/12/Castillo-jimena-frontera-01-300x250.jpg admin Noticias,,,,,
Un yacimiento romano en Jimena revela su gran importancia entre los siglos I y III.Tres arqueólogos españoles sitúan el enclave romano en donde hoy se yergue su característico castillo árabe.Además de mostrar los avances de sus últimas excavaciones, los estudios revelan que la ciudad tiene alguno de los restos...
<h2><strong>Un yacimiento romano en Jimena revela su gran importancia entre los siglos I y III. </strong></h2><strong>Tres arqueólogos españoles sitúan el enclave romano en donde hoy se yergue su característico castillo árabe.</strong>Además de mostrar los avances de sus últimas excavaciones, los estudios revelan que la ciudad tiene alguno de los restos romanos más importantes de España y se encuentran prácticamente intactos, los cuales demuestran la importancia de este asentamiento y arrojan luz sobre su influencia estratégica en la época.El castillo de Jimena de la frontera es el asentamiento original que conformó el actual municipio, el cual contiene trazas de diferentes culturas y épocas. El arqueólogo jubilado <strong>Hamo Sassoon,</strong> que suele pasear por el castillo, observó también signos de ocupación romana.<strong>Juan Miguel Pajuelo</strong>, arqueólogo que coordina las fases de la investigación, elogia el trabajo y descubrimiento de <strong>Hamo</strong>, sin su hallazgo extraordinario la ciudad romana podría estar aún por descubrir. <blockquote>Si no fuera por sus poderes de observación aguda y persuasión,  dudo que tuviéramos oportunidad de entender <strong>Oba</strong>, el nombre romano de la actual Jimena de la Frontera, entre el primer siglo antes de Cristo y el siglo III de nuestra era.</blockquote><span class="notranslate">Las monedas bilingües encontradas en el sitio son prueba de la existencia de un asentamiento libio-fenicio con el nombre "OBA".</span> <span class="notranslate"> Después de su conquista por Roma, el nombre OBA se latinizó y se convirtió en Res Publica Obensis bajo el gobierno del emperador Vespasiano, dotando a la</span> ciudad de un senado local, magistrados y ediles."A primera vista, la impresión es la de visitar un castillo árabe, ligeramente alterado en el siglo XIX". Dice <strong>Miguel Ángel Tabales</strong>, que ha estado a cargo de las excavaciones desde 2002 y es profesor de arqueología en la Universidad de Sevilla."Pero en el momento en que tomas una mirada crítica y analizas lo que realmente estás viendo te das cuenta rápidamente de que esto no es más que los restos de una ciudad romana muy importante". <h3>Estratégica ubicación</h3> El complejo romano inicial se ubica en una colina situada estratégicamente entre la Serranía de Ronda y la Bahía de Algeciras, y que ha sido ocupada sin interrupción desde el siglo VIII antes de Cristo.<h3>yacimiento romano</h3> Los restos de la época romana son de particular interés ya que incluyen puertas principales, torres, infraestructura hidráulica adaptada a la naturaleza inclinada del sitio y un templo además de muros bien conservados. El arqueólogo <strong>Miguel Ángel Tabales</strong> dice que la mayor parte del muro perimetral de la fortificación urbana -en parte romana, en parte islámica- se conserva."Al superponer este enclave a la estructura habitual de una ciudad romana, podemos ver que la zona pública, el foro inicial y la calle principal comienzan en la parte baja de la ciudad", explica. "Esto significa que los romanos adaptaron su modelo original a la topografía del sitio."El sitio fue elegido porque ofrece vistas impresionantes del campo circundante, un imperativo para una guarnición militar. El carácter monumental de la arquitectura atestigua un momento de gran poder y confianza. Se sumó a la propaganda imperial romana", concluye.Además de la ventaja de su posición geográfica, controlando las rutas terrestres desde la costa mediterránea desde Gibraltar a través de Algeciras hasta llegar a la actual Ronda, <strong>Fancisco Reina Fernández Trujillo</strong>, que es director de los trabajos de restauración, cree que hay otra razón importante para su ubicación."La enorme riqueza agrícola y ganadera de los exuberantes valles de los dos ríos: el Guardiario y Hozgargante hacen de este un lugar natural para establecer una importante guarnición". <h3>Resultados arqueológicos</h3>Los principales trabajos arqueológicos han permitido, en su fase inicial, la restauración del sector oriental del yacimiento romano sobre el cual se recorta el perfil urbano de la moderna Jimena. El crecimiento de la ciudad en época medieval, por la fachada occidental de la colina, ha permitido que restos anteriores hayan sobrevivido prácticamente intactos.Además de una compleja secuencia de muros, las excavaciones han sacado a la luz la entrada romana original al recinto. Un camino conduce a los visitantes desde el río, el modo más común de traer suministros y tropas desde la costa, a través de un camino angosto para enfrentarse a un gran templo que se cierne sobre su cabeza y así enfatizar la naturaleza monumental del lugar. Aunque la misma sensación de grandiosidad ocurre durante el período islámico, es bajo parámetros mucho más modestos."El carácter militar de Xemina, el nombre árabe, simplemente se construyó sobre las ruinas de la ciudad romana. Se superpuso y es mucho más pragmático", explica <strong>Miguel Angel Tabares</strong>. "A nivel de construcción, lo que hemos encontrado es poco más que sedimentos y materiales romanos reciclados".A partir de 1059, Xemina fue gobernada por el reino Taifa de Sevilla, dotando a la ciudad con cisternas, pozos y edificaciones que manifestaban la magnificencia de la ciudad bajo los mandatos de almohades, mereníes y nazaríes.En 1431 Jimena caía en manos cristianas, para ser reconquistada de nuevo por los musulmanes y volver a ser castellana en 1456, una lucha de poder fronterizo que agregaba el calificativo "de la Frontera" a su nombre. <h3>Problemas orográficos</h3>Los trabajos de restauración todavía están en fase inicial. La estrategia de mejora que complementa la restauración se ha limitado, hasta ahora, a hacer que el complejo restaurado sea accesible. El equipo de la Universidad de Sevilla espera que empiece la próxima fase de excavación con preocupación, ya que el substrato poroso y lentamente cambiante del sitio es problemático por inestable, algo que se hizo notar en tiempos remotos y tuvieron que hacer reparaciones en el complejo."Esto ha conservado algunos muros en el interior en algunas de las secciones inferiores, pero en general el movimiento de la tierra no ha sido favorable". dice <strong>Francisco Reina Fernández-Trujillo</strong>. "Los muros se han adaptado a esos cambios, avanzando hacia el interior y conservando los arreglos más antiguos".<strong>Miguel Angel Tabares</strong> advierte que los movimientos de tierra sólo pueden empeorar la situación "Sin intervención, partes del yacimiento romano se deteriorarán aún más y, sin duda, esto eventualmente llevará a la desaparición de partes de la construcción romana". <h3>Exposición al expolio</h3> Estas preocupaciones se complican por el hecho de que el sitio no está vigilado y los caza recompensas tienen libre acceso al Castillo. El ayuntamiento de Jimena de la Frontera, ha prometido introducir medidas que garantizarán la seguridad del yacimiento romano.El castillo es la identidad de Jimena y simplemente no podemos permitir que sea saqueado. La ruta desde la costa hacia el interior utilizada por los invasores romanos y musulmanes es parte de la estrategia de turismo en desarrollo y seguramente le brindará a Jimena un gran beneficio.Vía <a href="http://www.bbc.com/news/science-environment-34956067" target="_blank" rel="noopener">BBC News</a>